SESIÓN DE FOTOS EL DÍA DE LA BODA

Fotografo de bodas en la Ciudad de México
Fotografo de bodas en la Ciudad de México
Fotografo de bodas en la Ciudad de México
Fotografo de bodas en la Ciudad de México

Todas las fotografías que hago en una boda son importantes porque cada una contribuye a contar la historia de la celebración; cada una constituye un fragmento de lo que allí sucedió, y esa es mi función y la tengo muy clara: documentar el gran día de la pareja.

 

Sin embargo, siempre les insisto a los novios que me visitan en hacer una sesión con ellos solos el día de la boda, aunque también se pueden incluir aquellas personas que son fundamentales en sus vidas como los padres y hermanos de cada uno. También pueden participar las damas de honor y a los caballeros, en el caso de que así lo deseen.

 

En las bodas suele haber locaciones hermosas que permiten hacer esta sesión logrando fotos memorables: el atrio de la iglesia, el salón o el jardín donde se lleve a cabo la recepción suelen ser lugares ideales para este fin. Otra forma de hacerlo es que se planee la sesión antes de la ceremonia religiosa, definiendo previamente algún lugar que guste a los novios y trasladarnos allí con el tiempo suficiente; en este caso lo que siempre afecta es ese mito tan popular de que es de "mala suerte" que el novio vea a la novia antes de la misa... ni hablar.

 

Sucede que cuando en nuestra primera cita les platico la idea y les muestro ejemplos de fotos de este tipo de sesiones de otras bodas quedan encantados con la idea, pero el día de la boda, en medio del estrés propio de la celebración el tiempo se va reduciendo y lo primero que sacrifican es esta sesión de fotosGeneralmente suelen bastar 40 minutos o una hora para lograr fotos increíblespero a veces sólo dejan 15 o 20 minutos para hacerla y en otras ocasiones deciden quitarla del orden del día definitivamente, lo cual es lamentable.

 

Ya he mencionado en otros artículos que soy partidario de las fotos no posadas, sin embargo la sesión puede llevarse a cabo de tal manera que cada imagen parezca espontánea y el único requisito para lograr esto es que ninguno de los fotografiados mire a la cámara.

 

¿Por qué es importante esta sesión? A mí se me ocurren estas cuatro razones:

 

1. Porque es la oportunidad de hacer fotos sólo de la pareja sin interrupciones ni distractores.

2. Porque es la oportunidad para echar a volar la imaginación y la creatividad para construir fotografías hermosas que de otra manera no se podrían hacer.

3. Porque es la oportunidad de hacer tranquilamente fotografías de la pareja con sus seres más allegados sin la presencia del resto de los invitados.

4. Porque estas fotos embellecerán el álbum de la boda de forma original y única.

 

En fin, lo dejo a tu consideración. Si llevas a cabo a esta sesión no te vas a arrepentir, te lo aseguro.

 

Sin más,  hasta la próxima

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0